Tipografía para periódicos

En los últimos años, la inmensa mayoría de los periódicos de todo el mundo se encuentran inmersos en un proceso de transición para adaptarse a los nuevos tiempos. El diseñador, consultor y profesor estadounidense Ron Reason nos brinda este interesante artículo sobre uno de los temas más importantes en el diseño o rediseño de cualquier diario: la selección de la tipografía para el texto. Estas consideraciones están agrupadas en cuatro puntos principales: la economía (espacial) de la tipografía, la integridad de su diseño original, las características técnicas de reproducción y los gustos del momento.

¿Cómo seleccionar la tipografía para el cuerpo del texto? ¿Cómo tener en cuenta la reducción de la rejilla de 50 pulgadas? Más que un problema de economía vs. legibilidad
Desde Miami hasta Seattle, desde Los Ángeles hasta Boston, cada vez son más los periódicos en Estados Unidos que se están rediseñando. Los editores necesitan diseños más frescos como consecuencia de múltiples factores: las mejoras en la tecnología de impresión, el cambio hacia nuevos sistemas de paginación, la presión de la competencia, y, cada vez más, la reducción de la página a un formato más estrecho. (En un esfuerzo por disminuir los costes de impresión, el próximo año se reducirán los tamaños estándar de los módulos de publicidad en la mayoría de los diarios estadounidenses).

Cuando se producen reajustes, el personal del periódico se pregunta si debe, o cómo debe cambiar un elemento del diseño que podría ser justo uno de los más apreciados por los lectores: el cuerpo del texto. No hay respuestas fáciles. En una época en que muchos periódicos están haciendo malabarismos con los múltiples cambios —como formatos más estrechos, aplicación del color o cambios en la tipografía de los titulares— el cuerpo del texto semejará diferente si sus características cambian. Los cambios en estas especificaciones, incluidos los espacios en blanco afectarán considerablemente a la legibilidad y a la familiaridad del texto. Comenta el diseñador/autor Tim Harrower que ha analizado la nueva apariencia de The Oregonian lanzada a principios de 1999: “Al fin y al cabo, cuando reduces la anchura de la página tienes que hacer frente a una cuestión: si para ganar espacio reduces los elementos del diseño —titulares, fotografía y especialmente texto— puedes sacrificar impacto y legibilidad. Pero si se deja todo igual, los reporteros y los lectores se pueden sentir engañados, ya que se estaría eliminando entre un 5% y un 10% de cada artículo. Se trata de una decisión peligrosa y seguramente habrá alguien que se queje por el cambio”. Los siguientes puntos comprenden algunos de los criterios que los expertos en diseño tienen en cuenta en el tratamiento tipográfico para el cuerpo del texto.


Economía

¿Cuantas letras y palabras se imprimen en cada línea? Por supuesto, depende de la elección de la tipografía y de su tamaño, pero también de factores técnicos como la partición de palabras y la justificación. Muchos diseñadores buscan un mínimo de cinco o incluso seis palabras completas por cada línea de texto en una columna. Con menos de cinco palabras completas por cada línea de texto en una columna. Con menos de cinco palabras el ojo del lector comienza a estar en tensión. Esto seguramente sea un desafío para una página con un área de imagen reducida a 11 pulgadas y media, especialmente si se trabaja con una reja de 6 o 7 columnas. (Por esa razón, muchos periódicos están contemplando la utilización de 5 columnas en las páginas abiertas. Pero dentro de las páginas parcialmente llenas de anuncios, la mayoría de los grandes periódicos continuarían con 6 columnas).

“Es extremadamente importante que el número de caracteres y el número de palabras por línea sea alto,” comenta Deborah Withey, la antigua consultora de diseño de los periódicos de Knight-Ridder. La cuestión está en establecer un tamaño de letra grande para maximizar la legibilidad y al mismo tiempo proporcionar un número suficiente de palabras por línea.

Algunas tipografías permiten una mayor economía de palabras por línea que otras. La Charter de ITC y las nuevas colecciones de tipos de Poynter Readability para periódicos han diseñado la altura de la “x” para hacer que la letra parezca más grande que otras tipografía con los mismos puntos de tamaño.
“Las tipografías de Poynter además de tener una gran altura de la “x” (la parte más importante del cuerpo de la letra) son también distintivas y majestuosa,” opina Lucie Lacava, diseñador canadiense de los periódicos que alavó la economía de las tipografías de Poynter y que las recomienda vivamente. (Entre sus trabajos se encuentra el aclamado diseño para el National Post, el nuevo diario canadiense lanzado en 1998).

El envejecimiento de los lectores de los periódicos es una causa de inquietud para expertos como Mario García, que ha rediseñado ya más de 450 periódicos por todo el mundo en los últimos 25 años. “Ahora siempre empleo texto de 10 puntos en todos los proyectos, al detectar un incremento de lectores nacidos a mediados del sigo XX que precisan gafas para leer y que probablemente continuen leyendo durante otros 30 años más o menos.”

Lucie Lacava añade que “Más grande es mejor!” Aconseja que no hay que preocuparse demasiado por el tamaño del punto. “Haga caso omiso del tamaño de punto, ya que es la altura de la “x” (la apariencia visual) lo que realmente importa.” (En un rediseño) “nunca metas una tipografía que resulte visualmente más pequeña que la que están acostumbrados a leer en este momento”.

Integridad
En un esfuerzo por conseguir una mayor economía, los diseñadores suelen emplear algunas técnicas que los expertos desaconsejan.

La primera se denomina condensación artificial del ancho de los caracteres. Mientras que algunas tipografías pueden resistir una condensación por debajo del 95% sin que se produzca una pérdida sensible de legibilidad (en QuarkXPress esta característica se llama “escala horizontal”) son pocas las que pueden soportar una condensación mayor. Los propios diseñadores de tipos detestan esta manipulación de sus diseños originales; en tipografías de calidad, cada detalle del diseño de cada letra fue cuidadosamente considerado en función de los otros elementos. Al ampliara las letras y las palabras por línea, excesivamente condensadas —según los creadores— no se mantendrá esa integridad.

La segunda técnica se llama conversión anamórfica, o reducción desproporcionada del ancho y alto de la página del periódico para que encaje en páginas de dimensiones más estrechas. Ambas técnicas dan como resultado una pérdida de la integridad del diseño original del tipo, y a menudo, una distorisión que provoca que la apariencia del tipo sea torpe y difícil de leer.
Aunque algunas tipografías pueden sobrevivir a este proceso sin dañarse relativamente demasiado, dependiendo de su diseño, otros elementos visuales como fotografías de caras de personas, o logotipos pueden verse afectados. Como comentó Lacava: “¡Oops! La tipografía está bien pero ¿que ha pasado con el logotipo en este anuncio de Mercedes?!”

La mayoría de los diarios que habían considerado el uso de la conversión anamórfica la desestimaron cuando esas distorsiones llegaron a ser evidentes en las pruebas de impresión.

Consideraciones de producción
Existe una variedad de consideraciones técnicas que afectan a la legibilidad del cuerpo del texto, incluidas las siguientes:
Sistemas de paginación: Últimamente están apareciendo muchos periódicos con algunos sistemas de diseño de página que restringen el estilo de la tipografía seleccionada para el cuerpo del texto. Por ejemplo, los periódicos que adoptan un sistema como el CCI a menudo deben decidir muy pronto cual será la tipografía del cuerpo del texto, ya que gran parte del laborioso proceso de codificación gira en torno a esa decisión. “CCI puede trabajar con cualquier tipografía compatible con postscript de Adobe excepto con multiple masters. Nosotros probamos todos nuestros tipos con este sistema y las imprimimos en la prensa,” afirma Jeff Glick, director creativo de Sun-Sentinel, que adoptó el CCI. “Las herramientas del CCI para ajustar la tipografía están bien, pero no resultan fiables para solucionar los problemas que puedan surgir en el tratamiento del tipo de letra. Yo recomiendo efusivamente que se revise el sistema de kern de la tipografía (creando pares de kerning adicionales o editando aquellos que ya estén establecidos) antes de cargarlo en su sistema de paginación y en los servidores asociados, en los dispositivos de salida y en las estaciones de trabajo. Puedes obtener una tipografía más estricta y eficiente.” Esta atención por el detalle es recomendable tanto para las tipografías en los titulares como en el cuerpo del texto.

Calidad de la prensa: Si tu papel está impreso en tipos móviles, en flexografía o en offset, esto afectará el cuerpo del texto que escogas. Los detalles finos que se pueden conseguir con el offset, por ejemplo, no es posible conseguirlos con tipos móviles (que por lo geeral cuentan ya con una edad avanzada, así como con una tecnología más primitiva). Cualquier mejora en la tecnología de impresión puede requerir una nueva tipografía para el cuerpo del texto.
El Sun-Sentinel decidió cambiar la tipografía de texto en un reciente rediseño, en parte porque la tipografía original había sido elegida porque funcionaba mejor en prensas más antiguas. Según Glick “La tipografía parecía demasiado áspera y rudimentaria” cuando se imprimía el periódico en offset, a pesar de que esta había funcionado desde 1989. Se probaron cinco tipografías distintas antes de escoger la Imperial, con 10 puntos de tamaño y 11 de interlineado.
La serie de Poynter, además de una gran altura de la “x” ofrece una gama de pesos que los usuarios pueden escoger. La serie fue diseñada en parte para darle a los usuarios la opción de imprimir en distintas calidades de prensa. “Me encanta tener la posibilidad de usar un peso apropiado de entre todas las opciones incrementales que hay,” comenta Lacava. “Cada tipografía de texto debería proporcionar opciones de peso”.

Velocidad de impresión: Aunque en la mayoría de los rediseños implicaría la utilización de la prensa para realizar pruebas durante un plazo limitado, a menudo la velocdad más reducida, esto no tiene por que reflejarse en la calidad e impresión en condiciones normales. Un editor advierte de que no se debe confiar demasiado en los test de prensa cuando se ejecutan a velocidad lenta y para grupos seleccionados para su evaluación.
Según comenta Peter Bhatia, editor ejecutivo del recientemente rediseñado The Oregonian: “Mientras que la tipografía en nuestro nuevo diseño parecía limpia y legible, e incluso cuando alcanzara ya la aprobación de los grupos seleccionados que habían examinado el prototipo, una vez que se imprimió en la prensa real, la calidad y el detalle no eran tan buenos.”
Después del lanzamiento de la nueva apariencia, un buen número de lectores respondieron negativamente cuando el diario les pidió su opinión; el equipo contraatacó aumentando el tamaño del tipo. Ahora, dice Bhattia, los lectores parecen estar acostumbrados al nuevo texto, así como a otros elementos actualizados del diseño.

Gusto
Por último pero no menos importante, cualquier texto impreso en prototipos de diseño provocará comentarios del tipo “me gusta/no me gusta” por toda la redacción —y la sala de juntas— que determinará en última instancia el camino que se escogerá. A menudo, el impacto al ver algunas propuestas nuevas origina que nos parezcan raras y no nos resulten muy familiares. Es una buena idea dejar reposar un poco la nueva apariencia y revisar las propuestas leyéndolas de nuevo unos días o semanas más tarde. Y asegúrate de que la decisión está tomada basándote en noticias actuales (¡no en textos en griego!) impresas en el papel de periódico. Las copias simuladas impresas en papel de oficina blanco con una impresora láser no proporcionan una apariencia exacta de lo que después aparecerá en el periódico con los textos que imprimas.

Un pequeño consejo puesto en práctica por Glick en el Sun-Sentinel: advertir a los lectores. “Comenzamos una semana antes del lanzamiento, mandando artículos y noticias con los cambios incorporados y el proceso culminó con una columna del editor del periódico, el día del rediseño” dijo Glick. De esta manera, el diario jugaba con la ventaja de acostumbrar a sus lectores a un incremento perceptible del tamaño del texto. “Al final fue todo muy bien. La mayoría de los lectores respondieron positivamente”.

© Ron Reason (2006)

Artículo traducido por Laura Rubio a partir del artículo original en inglés: Newspaper Body Text

About these ads
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: